RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Dudas que surgen sobre la potencia eléctrica necesaria para recargar un vehículo eléctrico

Para cargar nuestro vehículo eléctrico, necesitamos una potencia eléctrica determinada. Pero ¿qué potencia es la más adecuada en cada caso? La respuesta es fundamental para cuidar al máximo de las baterías y evitar gastos innecesarios.


Cuál es la potencia eléctrica necesaria para recargar un vehículo eléctrico es una duda que solemos escuchar. Su carga y los tiempos que necesitan suscitan todo tipo de preguntas. Y no es para menos, ya que cada vez son más sus usuarios. A continuación se analizan las claves que se deben tener en cuenta.


POTENCIA ELÉCTRICA NECESARIA PARA RECARGAR UN VEHÍCULO

Disponer de suficiente potencia contratada en el hogar afecta a los tiempos de recarga. Se trata de la energía máxima que podemos consumir en un momento dado. Por regla general, debe ser tanta como para mantener en funcionamiento todos los electrodomésticos al mismo tiempo. Además de estos, tenemos que incluir nuestro coche eléctrico en caso de utilizar uno.

También debemos tener en cuenta el lugar en el que hacemos la recarga y el tipo de conector. Al efectuarla en el hogar, lo normal es que conectemos el vehículo directamente a la corriente, la cual es alterna. En cuanto a los enchufes, estos pueden ser monofásicos o trifásicos. El primero ofrece una capacidad de carga máxima de 7,4 kW y el segundo de 11 o 22 kW.

Sin embargo, pese a lo que nos permita el tipo de conector usado, la clave reside en el punto de recarga. La potencia mínima recomendable que debemos emplear se sitúa entre los 2,3 y 3,3 kW. Con este rango podemos recargar un coche al completo con una batería de 30 kWh en unas nueve horas. De esta forma, hay que prestar atención a la potencia para la recarga de un vehículo.

 

¿CUANDO SE DEBE AMPLIAR LA POTENCIA CONTRATADA?

Pese a las cifras mencionadas, es posible que necesitemos más potencia de la que disponemos en un primer momento. Al fin y al cabo, debemos adaptarnos a las necesidades que tenemos. Por regla general, un coche eléctrico no se diferencia demasiado de un electrodoméstico. Requerirá, más o menos, de una potencia similar para recargar su batería.

Pese a esto, es posible que tengamos que realizar una recarga rápida. Puede que no dispongamos de nueve horas todas las noches. Llegados a este caso, la única solución es la de aumentar la potencia contratada. Si simplemente instaláramos un cargador más rápido, este no podría efectuar su trabajo al no haber energía disponible. Es muy importante prestar atención a la relación entre el coche eléctrico y la potencia que necesita.

Antes de cambiar la potencia, debemos tener en cuenta el número de kilómetros que recorremos semanal y diariamente. Hay que tener claro que ni es necesario cargar siempre hasta el 100% de la capacidad de la batería, ni tampoco esperar a un nivel bajo para enchufar nuestro vehículo. De esta manera es más que probable que con la potencia habitual de la vivienda y durante el tiempo de las horas centrales de la noche, tengamos más que suficiente para cargar el vehículo a un nivel suficiente para el uso habitual.

Como podemos ver, la situación cambia bastante en función del uso que le demos al vehículo. Si es intenso, podríamos necesitar una mayor potencia contratada. Cuando ocurre lo contrario, bastará con una potencia más baja. Al ajustarnos a nuestras necesidades, no estaremos pagando de más por energía que no utilizamos ni nos quedaremos cortos.

 

RECARGA DE VEHÍCULO ELÉCTRICO: CONSEJOS

A la hora de realizar una recarga adecuada, podemos tener en cuenta diferentes consejos. El primero de ellos es no dejar que la batería se descargue por completo. Las baterías modernas son de ión-litio y no es necesario dejar que se descarguen enteras. Su vida útil se mide en el número de ciclos de carga completos que pueden soportar.

Si esperamos a que la batería se descargue por completo, su vida útil se reducirá. Lo ideal es que efectuemos la recarga cuando quede un 20 % del total. Por suerte, en algunos vehículos podemos configurar avisos para no caer en este error.

Junto a esto, debemos evitar mantener la batería sin cargar durante más de 15 días. Este elemento podría sufrir daños que afectarían a su capacidad de carga. En caso de que no vayamos a utilizar el coche, podemos mantenerlo con un 20% de capacidad. Si lo dejamos parado varios meses, entonces lo recomendable es llenar las baterías al 80%.

Conducir de forma eficiente también nos será de gran utilidad. Una conducción óptima reduce el consumo de electricidad, lo que nos llevará a realizar menos recargas. Esto nos permite recorrer el mismo número de kilómetros, pero consumiendo menos energía. De esta manera, estamos contribuyendo a reducir los ciclos de recarga, un acto que alargará la vida útil de las baterías. Así que es importante evitar frenazos o acelerones, cuidar la presión de los neumáticos y conducir a una velocidad adecuada.

En definitiva, la potencia eléctrica necesaria para recargar un vehículo eléctrico estará basada en nuestras necesidades. En Gewiss apostamos por efectuar la carga adecuada y cuidar al máximo las baterías. ¡Contáctenos para conocernos!

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente