RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Contaminación lumínica: Medidas para evitarla

¿Cómo se puede evitar y reducir la contaminación lumínica? Una instalación inadecuada de luz artificial interfiere tanto en el entorno físico ambiental como en la calidad de vida de humanos y animales en las ciudades.


La pregunta es sencilla y directa: ¿qué es la contaminación lumínica? En concreto, en este artículo se habla de en qué consiste realmente y qué tipo de medidas existen para poder evitarla. Además, al conocer sus principales causas se pueden implementar las soluciones para reducirla. A continuación le explicamos los detalles.


¿QUÉ ES LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA?

Las causas principalmente están en las ciudades, y las consecuencias las padecen sus habitantes. Y no solo los seres humanos. El efecto contaminante tiene una doble variable. La primera es visual. Hace que se suprima y degrade el paisaje celeste. La segunda, las consecuencias biológicas. Estas inciden en todos los seres vivos.

Es un tipo de contaminación que, sin residuos físicos, puede interferir en las horas de sueño y producir insomnio, ansiedad o incapacidad de concentración. Incluso alterar ciclos psicosomáticos. En animales urbanos dificulta sus biorritmos y perturba sus actividades naturales.

La contaminación lumínica en zonas despobladas es mínima o casi inexistente. En cambio, en áreas urbanas, donde el consumo es muy superior, es habitual y cabe destacar otra importante consecuencia: la pérdida energética y el coste económico y medioambiental que conlleva. Por todo ello, es imprescindible analizar los motivos de esta degradación para poder evitarlos. Las principales causas de la contaminación lumínica urbana son estas:

  • La iluminación pública.
  • El tráfico de vehículos.
  • Los paneles de publicidad exterior.
  • Carteleras y señalizaciones de neón.
  • Luces y ventanales exteriores.


SOLUCIONES PARA EVITAR LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA

Para lograr la reducción de la contaminación lumínica es imprescindible concienciarse del problema y poner en práctica medidas sencillas fáciles de implementar. Solo se necesita una buena predisposición y un plan eficiente, es cuestión de voluntad. Para ello, existen criterios de valor que proporcionan soluciones eficaces y de calidad. Son los siguientes.

¿Qué hay que iluminar?

Consiste en controlar el flujo luminoso directo. Utilizar luminarias que, instaladas, no emitan hacia el hemisferio superior. Esto es, que no dejen escapar luz hacia el cielo. Especialmente desde letreros, fachadas o viales, hay que dirigir su iluminación de manera exclusiva de arriba hacia abajo. Además, únicamente en las áreas que lo necesiten, sin que la luz se escape de estas zonas. Si tiene dudas sobre el FHS de una luminaria, entre otros aspectos profesionales, consúltenos. Estamos a su servicio.

¿Cuánto iluminar?

En este caso, el control del flujo luminoso que observar es el indirecto. Para minimizar contaminación en forma de luz, hay que tener en cuenta la uniformidad y los niveles de iluminación máximos recomendables. Y analizar tanto los factores de mantenimiento como la utilización máxima posible de la luminaria.

¿Con qué debemos iluminar?

Con la luminaria y las ópticas correctas. Elegir el material óptimo es esencial. Se pueden emplear fuentes de gran eficiencia luminosa como el led, en combinación con una óptica adecuada para dirigir el haz hacia donde es realmente necesario, evitanto dispersiones que no ayudan a iluminar y por el contrario afectarían negativamente a la contaminación. Por último, la potencia debe estar siempre adecuada al uso.

¿Cómo hay que iluminar?

La mejor manera es optimizando el proyecto luminotécnico. Empezando por orientar bien los puntos de iluminación. Del mismo modo, empleando el mismo nivel de iluminación pero con una instalación de menor consumo. Así se logra la máxima relación entre la interdistancia y la altura de las luminarias y se reduce la contaminación y el coste de mantenimiento. Una óptima solución.

¿Cuándo hay que iluminar?

Para determinarlo hay que llevar a cabo una gestión inteligente del alumbrado. Proponemos las siguientes soluciones:

  • Instalación de centros con telecontrol de alumbrado, con dispositivos de estabilización de corriente.
  • Reducción del flujo luminoso en horarios de menor tránsito y franjas de menor actividad.
  • Implementación de reductores de flujo con apagado selectivo y eficiente de luminarias.
  • Apagado completo de todo tipo de alumbrado sin uso.
  • Control inteligente del alumbrado urbano monumental, ornamental y publicitario.


En definitiva, estas son las claves sobre qué es la contaminación lumínica y el modo de evitarla para reducir sus efectos. Al iluminar correctamente durante la noche se emplea menos dinero y energía, se ve mejor y se gana en calidad de vida. En GEWISS, contamos con tecnología lumínica de última generación y le ofrecemos asesoramiento personalizado. ¡Visite nuestra web!

Foto: www.pixabay.com

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente