RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Cómo aumentar la autonomía del vehículo eléctrico: consejos

Existen diferentes factores que afectan a la autonomía de un coche eléctrico. ¿A qué aspectos hay que prestar atención? Aquí hemos recogido los más importantes para aprovechar al máximo la capacidad de la batería.


Aumentar la autonomía del vehículo eléctrico  es posible. Muchos modelos todavía presentan este pequeño inconveniente, el cual se irá solucionando con mejoras tecnológicas. Sin embargo, es posible poner en práctica diferentes consejos con los que lograr este objetivo hoy mismo. Solo hay que fijarse en una serie de aspectos clave, los cuales abordamos en esta entrada.

Autonomía del vehículo eléctrico

La autonomía de estos vehículos está relacionada con la batería, ya que es su principal fuente de energía en carretera. Cuanto antes se descargue, menor distancia podremos cubrir. En los modelos completamente eléctricos no existe otra forma de alimentación auxiliar, así que una vez que la electricidad almacenada se agota es imposible seguir avanzando. Sin embargo, la autonomía de los vehículos híbridos aumenta al disponer de una solución complementaria.

En términos generales, la autonomía media de un coche eléctrico es de unos 300 kilómetros, aunque esta cifra puede variar por diferentes factores. Uno de ellos es la conducción o el mantenimiento del propio vehículo. En una comparativa con motores de combustión, los eléctricos estarían en inferioridad, pero en la mayoría de nuestros desplazamientos no necesaria la máxima autonomía y tampoco debemos pensar que está todo perdido. 

El hecho es que la manera en la que se manipula un vehículo puede afectar significativamente a su rendimiento. Además, aún hay un amplio margen a la hora de introducir mejoras en las baterías y en la eficiencia de los motores. Cabe esperar que con el paso de los años la situación cambiará de forma radical.

Consejos útiles

Hay diferentes factores que intervienen y permiten alargar la autonomía del vehículo. Esto proporciona un margen de actuación importante, ya que se puede intervenir de forma activa para aumentar el rendimiento de la batería. Así, alcanzará unas distancias mayores, reducirá el consumo eléctrico y todo ello sin tener que realizar un gran esfuerzo. Estos son los principales consejos.

Mantener en buen estado la batería

Cuidar de la batería es fundamental si se quiere alargar la autonomía del vehículo, pero también para que su vida útil sea la máxima posible. Para empezar, se debe mantener el coche a cubierto y resguardado de los cambios bruscos de temperatura. Tanto en invierno como en verano es mejor que descanse en el garaje, ya que se podría perder capacidad de recarga o de almacenaje por un frío o un calor intenso.

Tampoco es recomendable esperar a que descargue la batería para recargarla o circular con la carga completa. Esto provoca una bajada de la vida útil, ya que tiene que realizar un mayor esfuerzo. También se pueden dar pérdidas en la capacidad para almacenar energía.

Forma de conducción

El modo en el que se conduce afecta al rendimiento de la batería. Si es agresivo, tardará menos tiempo en consumir toda su energía. La conducción adecuada es la equilibrada y sin incurrir en demasiados acelerones. De esta forma, se logra mantener un consumo de energía adecuado a lo largo de todo el viaje. Además, algunos modelos de vehículo cuentan con configuraciones de consumo para aprovechar al máximo la autonomía.

Uso reducido del consumo eléctrico

Diversos sistemas utilizan electricidad que obtienen de las baterías para funcionar. Este es el caso del climatizador, el elemento que más consumo realiza más allá del propio motor. Si se le da un uso abusivo, la autonomía se reducirá drásticamente y aumentará el coste de la recarga. Para solucionar esto, conviene no llevarlo a temperaturas extremas, ni por lo alto ni por lo bajo. Desconectarlo y bajar las ventanillas tampoco es solución, porque el ahorro que esto produce no se ve compensado por el aumento de resistencia aerodinámica, salvo que la velocidad de marcha sea muy baja por circular en ciudad, o en tramos sinuosos o de baja velocidad.

Relación entre neumáticos y autonomía

Los neumáticos que montemos en el vehículo afectan al consumo de forma directa. Se puede conseguir un aumento del 20 % al elegir los más adecuados. Hay tres características clave: altura, resistencia y anchura. Se debe buscar una combinación óptima de este trío para lograr los mejores resultados. Pero ¿cuáles son los valores acertados?

En cuanto a la altura, lo ideal es que el neumático sea alto, ya que contribuirá a potenciar la aerodinámica del vehículo. También aprovechará mejor la fuerza par del motor. Ambas circunstancias contribuirán a aprovechar mejor la electricidad disponible en la batería.

La resistencia incide en el agarre del vehículo al asfalto. Esto hace que la conducción sea más sencilla y que el neumático aguante durante un tiempo mayor en carretera. Así, no se consume tanta energía durante el trayecto, sin importar la distancia del mismo.

Por último, la anchura es otro aspecto al cual debemos prestar atención. El neumático tiene que ser estrecho para que la fricción que se genera sea la menor posible. Esta configuración permite una conducción más suave y estable, aunque no debemos olvidarnos de las condiciones y el estado del firme por el que circulamos. Sin embargo, con una conducción no agresiva obtendremos unos mejores resultados.

En definitiva, la autonomía del vehículo eléctrico depende de diferentes factores, entre los que destaca el tipo de conducción que llevemos a cabo. Para reducir las veces que se realiza la carga de vehículos eléctricos, también se debe prestar atención a los neumáticos. En Gewiss  apostamos por estos coches y por disfrutar de sus ventajas. ¡Contáctenos!

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente