RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Coches eléctricos: principales ventajas a la hora de pasar la ITV

También estos vehículos tienen que superar esta famosa prueba periódica obligatoria a partir de una cierta edad, igual que el resto de vehículos. ¿Ofrecen algunas ventajas que el resto no puede alcanzar?


Las principales ventajas del coche eléctrico ponen de manifiesto lo que este nos ofrece. Una de ellas es superar la ITV, la cual llega a costar menos que con uno de gasolina. A continuación, hablamos de cuáles son sus beneficios más destacados.


VENTAJAS A LA HORA DE PASAR LA ITV A UN COCHE ELÉCTRICO

La ITV es una revisión obligatoria para todos los vehículos, la cual tiene como objetivo comprobar el buen estado de la mecánica y que puede circular sin problemas. En ese sentido, los coches eléctricos también deben superar este examen, aunque presentan algunas ventajas. La primera de ellas es que la ITV de un vehículo eléctrico es más económica que la de uno de gasolina.

Junto a este, la mecánica de los coches eléctricos es más sencilla, lo que facilita su mantenimiento a largo plazo. Gracias a esto, no nos costará tanto superar la ITV. Las probabilidades de que existan averías o fallos de los cuales no nos diéramos cuenta son más pequeñas. Así, el paso por este examen dejará de ser una preocupación para convertirse en mero trámite.

Por otro lado, no es necesario pasar la prueba de emisiones, ya que los coches eléctricos no generan ninguna. Esto hace que el proceso de la ITV sea más corto y barato. Una ventaja que puede pasar desapercibida para muchas personas, pero que resulta bastante importante.

Tampoco es necesaria la comprobación de los componentes electrónicos del coche. Destacan por su resistencia y fiabilidad, lo que reduce las preocupaciones que pudiéramos tener. Eso sí, conviene revisarla de tanto en tanto para comprobar su buen estado. Además, debemos procurar mantener actualizados todos los elementos informáticos del vehículo con el objetivo de garantizar la máxima seguridad.

Dado que las probabilidades de superar la ITV son mayores, el riesgo de no pasarla disminuye. Debemos tener en cuenta que circular con un defecto desfavorable conlleva una sanción de 200 € y de 500 € si la ITV ha sido negativa. No solo estamos ahorrando una parte del coste de las pruebas, sino que no nos exponemos tanto a que nos impongan un castigo tan caro. Todo gracias a la mecánica sencilla de los vehículos eléctricos.

Para acabar con las principales ventajas del coche eléctrico en esta revisión periódica, es probable que carguen las baterías para verificar que están en buen estado. De este modo, no tendremos que preocuparnos por cargarlas cuando lleguemos a casa. Esto es algo a lo que no podemos aspirar con un vehículo de gasolina, puesto que el coste aumentaría considerablemente.


ITV SEGÚN CADA COCHE

Existen diferencias de ITV entre cada tipo de coches. Pese a que son mínimas, merece la pena conocer de qué se tratan. De esta forma, no nos sorprenderemos si nos piden algo en concreto cuando vayamos a efectuar la de nuestro vehículo.

La ITV del coche eléctrico

No existe un protocolo específico para este tipo de coche. La normativa es la misma que afecta a los diésel y gasolina. Sin embargo, existen algunas diferencias, puesto que la mecánica no es la misma. No es preciso superar la prueba de emisiones ni el test de ruidos. Esto se debe a que el eléctrico no genera ninguno de estos elementos. Por lo tanto, nos ahorramos un tiempo muy valioso., sobre todo si seguimos los consejos de los profesionales para pasar la ITV en coches eléctricos.

El resto de elementos se revisa de la misma manera que cualquier otro coche. Se evaluará el estado de los frenos, neumáticos, carrocería y demás. No obstante, al tener que efectuar menos pruebas, el precio de la ITV se reduce en torno a los 30 euros.

La ITV de los coches de gasolina

La ITV de un coche de gasolina es de las más comunes. Comprende pruebas de la mecánica, acondicionamiento interior y exterior, el alumbrado y señalización del vehículo, emisiones, estado de las ruedas y del motor. Es un proceso largo en el que todos estos elementos deben estar en perfectas condiciones para superar la inspección.

El coste de las pruebas llega a alcanzar los 50 euros, algo que depende de la región en la que la vayamos a efectuar.

ITV de los coches diésel

Las pruebas son las mismas que para un coche de gasolina. Sin embargo, se pone especial énfasis en los gases que produce el motor. Por este motivo, se revisa a fondo los filtros del vehículo y los humos que lanza por el tubo de escape. Para ello, es preciso superar un test de opacidad para comprobar que los valores son los adecuados. Por tanto, hay que prestar especial atención a este tipo de vehículos, dado que no superar la ITV es más frecuente en estos casos.

En definitiva, estas son las principales ventajas del coche eléctrico a la hora de pasar la ITV. Pese a que es más sencilla, debemos verificar detenidamente nuestro vehículo para superar de forma exitosa la revisión. En Gewiss apostamos por los eléctricos, ya que ayudan a cuidar y mantener el medio ambiente. Para ello, contamos con las mejores soluciones para todo tipo de recargas. Para más información, ¡contáctanos!


Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente