RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

5 mitos y realidades acerca de las luminarias LED

Las luminarias led cuentan con características excelentes. Pese a esto, se han creado mitos que las exageran o las reducen. En algunos casos, se llega a todo tipo de malinterpretaciones y sin sentidos. ¿Cuál es la realidad subyacente?


Los mitos de la luminaria led son numerosos, aunque también lo son sus hechos. Esta tecnología goza de una excelente salud gracias a sus muchas características positivas. Sin embargo, en algunos casos se han exagerado y distorsionado hasta hacerlas difícilmente creíbles. ¿Qué mitos son los más extendidos? Descubrirá los cinco más destacados a continuación.


REALIDADES Y MITOS DE LA LUMINARIA LED

Existen verdades de la luminaria led y una amplia variedad de mitos. El éxito de esta tecnología ha llevado a todo tipo de exageraciones. Algunas de ellas tienen una base real, pero otras caen dentro del reino de lo fantasioso. Separar entre realidad y ficción le ayudará a apreciar en su justa medida las capacidades de esta solución.
 

1. Un led dura eternamente

Este es uno de los mitos de la tecnología led más extendidos, y que tiene una base real. La vida útil de una de estas luminarias ronda entre las 30 000 y las 120 000 horas. Como puede ver, su duración es muy prolongada, pero ni mucho menos infinita. Además, su capacidad de iluminación va disminuyendo con el tiempo, lo que las lleva a ofrecer en torno al 70 % de la original. Cuando se lleva a este nivel de pérdida de luminosidad es cuando se considera que ha llegado al final de su vida y debe sustituirse.

Otro factor para tener en cuenta es la calidad de fabricación de la luminaria. Si la disipación de calor no es buena la vida útil se reducidará. Esto podría llevar a que la decoloración de la luz empezará antes de lo esperado. En algunos casos, cuando el estudio de disipación térmica no ha sido riguroso, la pierde muy rápidamente. Como ocurre con otras fuentes de iluminación, un led irá perdiendo poco a poco su capacidad, aunque tardará mucho más que sus competidores. Podría decirse que todas las luminarias led funcionan bien las primeras 10.000 horas, a partir de ahí se dejan ver las diferencias.


2. No generan calor

Este es otro mito extendido, y que también es falso. Un led emite calor como cualquier otra fuente de luz, pero no lo hace con la misma intensidad. Las bombillas tradicionales, como las incandescentes, llegan a calentarse tanto que es apreciable con solo acercar la mano. Esto se debe al paso de la electricidad por el filamento que contienen.

Cuanto más calor emiten, menor es la eficiencia energética. Buena parte de la electricidad se está transformando en luz, que sería el objetivo principal. En el caso de una luminaria led, el ratio de conversión es mayor que el de otras alternativas. Esto hace que su eficiencia sea mayor, por lo que desperdicia menos energía.

Sin embargo, esta conversión no es ni puede ser perfecta, ya que se estaría violando la ley de la termodinámica. Cierta cantidad de energía eléctrica se transformará en calor y se disipará siempre, sin importar los avances tecnológicos. Lo que sí se puede hacer es aumentar la eficiencia, algo que ocurre en las luminarias led.


3. No funcionan a baja temperatura

Las luminarias de ledes pueden funcionar sin problema en entornos de baja temperatura. Este factor no altera su funcionamiento, aunque sí puede contribuir a aumentar la eficiencia y vida útil. Tal característica se debe a que se facilita la conversión de la energía eléctrica en luz. En todo caso el límite inferior lo puede marcar más la electrónica de control que los propios ledes.

Sin embargo, las altas temperaturas pueden afectar al desempeño de una luminaria led. El calor afecta a los componentes electrónicos deformándolos e impidiendo una adecuada transmisión de la energía. Por tanto, el mito tiene una parte verdadera.


4. Un led no puede regularse

La potencia de la luz que emite un led puede regularse, aunque no en todos los casos. Esto depende del propósito y del diseño de la luminaria. Existen productos que ofrecen un control exhaustivo desde el teléfono móvil o un ordenador. Permiten aumentar o disminuir el brillo, así como los colores mostrados por la luminaria. Así, es posible generar todo tipo de entornos y atmósferas.
 

5. La calidad de la luz es baja

Se trata de un mito que no tiene base alguna en la realidad. La calidad de la luz de un led es buena, o incluso muy buena. Para medirla se utiliza el índice de reproducción cromática (IRC), que se cuantifica de cero a cien. La fuente luminosa de mayor calidad es el propio Sol y se considera aceptable una cifra mayor que 60. Por regla general, un led cuenta con un valor entre 75 y 85.

Si bien las primeras luminarias conseguían un IRC pobre, la mejora de la tecnología ha sido sustancial. En algunos casos, puede encontrar luminarias de ledes que alcanzan valores de 90. De esta forma, la luz que emiten es de calidad y adecuada para todo tipo de entornos.

En definitiva, estos son los mitos de la luminaria led más extendidos. Algunos tienen una base real, la cual se ha retorcido. Las características de esta fuente de luz no son perfectas, pero sí son superiores a otras tecnologías. A la hora de aprovecharla al máximo, en Gewiss le aconsejamos. Le ayudamos a encontrar las soluciones más efectivas. ¡Contáctenos!




Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente