RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Requisitos generales de un punto de recarga para un vehículo eléctrico

Contar con un punto de carga accesible es una de las principales prioridades para la compra de un vehículo cero emisiones. Ello evitará cualquier contratiempo con la batería.


La recarga para su vehículo eléctrico es una de las principales barreras que los potenciales usuarios deben superar para dar el salto a la movilidad eléctrica. Cada vez resulta más necesario e importante contar con un punto de recarga eléctrica que evite quedarnos sin batería, con las grandes incomodidades que ello levaría aparejado. Por ello, en este post queremos informarle de los requisitos generales necesarios para instalarlo.

Es importante que tengamos en cuenta que podemos suministrar electricidad al coche en un edificio destinado al estacionamiento, ya sea de uso público o privado. Tan solo debemos cerciorarnos de que en el ambiente no haya presente ningún tipo de gas inflamable durante la recarga. Este tipo de edificio no debe estar catalogado como local con riesgo de incendio o explosión, si se trata de un parking cerrado hay que asegurarse que el sistema de ventilación permite la desclasificación del parking. Esta labor la debe hacer un ingeniero prescriptor debidamente cualificado.

Alimentación

La línea general de alimentación será de entre 230 y 400 voltios, y siempre en corriente alterna si utilizamos los métodos de carga habituales. Si nuestra intención es la instalación de un punto de carga que tenga un sistema de alimentación trifásica, será necesaria su transformación al voltaje habitual salvo que el punto de recarga esté preparado para ser alimentado directamente en trifásica.

Es posible que podamos utilizar una línea de alimentación con derivaciones menores, siempre que se puedan proteger dichas derivaciones contra sobre intensidades.

Sistemas de conexión del neutro

Este tipo de sistema es de vital importancia para evitar posibles males. Se utilizarán dispositivos de protección diferencial, que evitarán choques eléctricos en el caso de contactos indirectos. En el caso de que la instalación pudiera estar alimentado por un esquema TN, sería imprescindible su transformación al sistema TN-S.

Canalizaciones

En función del tipo de punto de recarga para un vehículo eléctrico que quiera instalar, será necesario que revise las diferentes ITC del REBT. Esto es especialmente importante si tiene intención de incorporarlo a un local especialmente concurrido, o que tenga características especiales.

Todos los cables que se utilicen desde el SAVE (Sistema de Alimentación de Vehículo Eléctrico) hasta el punto de conexión, donde se inicia la instalación fija, deben tener un nivel de aislamiento para tensiones de entre 450 y 750 voltios como mínimo. Además, los conductores debe estar fabricados con cobre que sea de clase 5 o 6. 

Deben ser resistentes a diferentes tipos de condiciones en el lugar de instalación. Pueden ser de tipo mecánico como la abrasión y el impacto, así como de tipo medioambiental. Debemos prestar especial atención a la posible presencia de aceite, la radiación ultravioleta o posibles temperaturas excesivamente altas. Cuando este tipo de cable se utilice en el exterior, la tensión asignada será de 0,6/1 kV.

Punto de conexión 

Este debe estar situado junto a la plaza que queramos alimentar, e instalado de forma totalmente fija. Es importante respetar la altura mínima de instalación, tanto de la toma de corriente como de los conectores, que debe ser de al menos 0,6 metros sobre el nivel del suelo. 

En el caso de ser un espacio de recarga para un vehículo eléctrico en el exterior, la altura máxima que está permitida es de al menos 1,20 metros. Además, es importante la incorporación de bases o conectores de tipo 2 para poder garantizar la posibilidad de cargar coches que necesiten una potencia superior a los 3,7 kW/h, o igual o menor a los 22 kW/h

Contador secundario de medida de energía

Este tipo de contador es fundamental que sea de clase A o superior, y que permita la posibilidad de medir energía de forma activa. Además, en el caso de que el servicio de recarga sea de pago, será necesaria la instalación de este tipo de contadores secundarios en parkings, así como en las estaciones ubicadas en la vía pública.

Recargar el coche en la vía pública

En caso de no contar con acceso a un garaje en el que llevar a cabo la recarga del coche eléctrico, es importante que conozca todos los requisitos de los cargadores que se encuentran en la vía pública. Existe la posibilidad, aunque es poco extendida, de solicitar la opción de instalar un punto eléctrico exclusivo para un determinado usuario. 

No obstante, este tipo de proceso para la obtención del permiso es largo. El gestor debe evaluar su viabilidad y contar con un permiso municipal para, posteriormente, firmar un contrato y un bono de recarga mensual que posibilite el uso de este punto de alimentación eléctrica.

La recarga rápida, entre 43 y 80 kW de potencia, está poco extendida y en la red de puntos en España no existen muchas opciones. La mayoría son de tipo normal, hasta los 3,7 kW. Y con un poco de suerte, encontramos los de carga acelerada o semirrápida, pudiendo llegar hasta los 20 kW.

Como conclusión, a la hora de plantear la recarga para un vehículo eléctrico  es recomendable que conozcamos todos los requisitos generales de cara a instalar un punto de recarga, siempre que sea posible. En Gewiss, estamos especializados en este tipo de sistemas para vehículos eléctricos. ¡Pídanos información sin compromiso!

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente