RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

ILUMINACIÓN CORRECTA PARA UNA OFICINA EN FUNCIÓN DEL TIPO Y EL ESPACIO

La correcta iluminación de las oficinas tiene un impacto importante tanto en el bienestar psicofísico de los trabajadores como en su nivel de concentración y productividad.


ILUMINACIÓN CORRECTA PARA EL LUGAR DE TRABAJO

Si bien cada proyecto debe ser analizado y evaluado individualmente, hay ciertos aspectos a considerar que siempre se dan, independientemente del tipo de oficina que se vaya a iluminar. Estos son:

- Tipo y disposición de las fuentes de luz: Este es el punto por el que hay que empezar. Las fuentes de luz directas deben entenderse como fuentes de iluminación más intensas y útiles en el área de trabajo, pero corren el riesgo de crear sombras en otras áreas que no están directamente iluminadas. Por otro lado, el uso exclusivo de fuentes de luz indirecta, como por ejemplo las que reflejan la luz en el techo para crear una luz difusa en toda el área, limitan las diferencias de brillo y, si bien ofrecen una iluminación más uniforme, es posible que con ellas no se alcancen los niveles de iluminación requeridos en las superficies de trabajo; las mesas.

- Control de iluminación en el puesto de trabajo: En la actualidad, la gran mayoría de las oficinas tienen puestos de trabajo con pantallas de ordenador donde los trabajadores pasan la mayor parte de su tiempo. Esto hace imprescindible el estudio de un elemento conocido como Índice de deslumbramiento unificado (UGR). Este valor es reconocido internacionalmente y consensuado en un rango de 0 a 30, identificando las condiciones de deslumbramiento dentro de un ambiente.

- Equilibrio adecuado entre luz natural y artificial. Obviamente, en las oficinas se debe garantizar la iluminación natural y, de hecho, es preferible a la iluminación artificial siempre que sea posible. Sin embargo, para evitar la incomodidad de una luz demasiado intensa, es importante proteger las fuentes de luz natural en condiciones de brillo exterior extremo. También es importante crear un entorno acogedor teniendo en cuenta la variación de la luz durante las diferentes horas del día (y también considerando los diferentes turnos de trabajo) y, aún más, en las diferentes estaciones del año.

- Eficiencia energética – este elemento obviamente no tiene incidencia sobre la productividad, pero es de gran interés para cualquier empresario. En los últimos tiempos se ha producido un enorme avance tecnológico en materia de eficiencia y ahorro energético: más globalmente con la introducción de los sistemas de iluminación LED, pero en mayor medida con la difusión de las unidades programables de control a distancia, que permiten variar la luminosidad en función de la hora del día, la cantidad de luz natural y la presencia o ausencia de empleados en sus puestos de trabajo.
 

ILUMINACIÓN CORRECTA DE LA MESA DE TRABAJO

Es fundamental distinguir entre los diferentes tipos de puestos de trabajo, por ejemplo, una mesa con un ordenador requiere menos iluminación que un puesto en una recepción, o en una sala de juntas.

Cualquiera que trabaje con un ordenador necesita una iluminación uniforme y difusa, ni demasiado agresiva ni demasiado tenue; de lo contrario, la tendencia es a sobre ajustar instintivamente el brillo del monitor.
 

ILUMINACIÓN ARTIFICIAL EN EL LUGAR DE TRABAJO

El objetivo de una buena iluminación en el lugar de trabajo es fomentar la productividad y la concentración sin fatiga visual. Para ello, no es posible elegir simplemente el dispositivo de iluminación más adecuado y de mejor rendimiento, es todavía más importante colocarla en el lugar correcto dentro del entorno de trabajo.

Como hemos visto, la iluminación ideal para un ambiente de trabajo debe ser una mezcla de luz directa e indirecta, evitando un contraste excesivo entre las zonas que reciben luz directa y las demás áreas del ambiente, para asegurar una buena iluminación general del espacio.
 

LA IMPORTANCIA DE LA REPRODUCCIÓN DEL COLOR

Para algunos tipos de trabajo, es fundamental que el entorno esté iluminado por dispositivos que proporcionen una buena reproducción del color, lo que significa que una fuente de luz tiene la capacidad de reproducir los colores con la mayor fidelidad posible con respecto a una fuente de referencia, normalmente el sol. Esto se expresa en el Índice de reproducción cromática (IRC) que puede variar de 0 a 100.
 

NORMAS DE ILUMINACIÓN PARA EL LUGAR DE TRABAJO

Los requerimientos de iluminación para los lugares de trabajo interiores están regulados por la norma EN 12464-1, con el objetivo de garantizar el confort y el rendimiento visual de cualquier persona con una capacidad de visión normal. Mediante el análisis de las tareas visuales habituales, esta norma regula los parámetros de comodidad visual y brinda orientación sobre los niveles de iluminación, uniformidad y deslumbramiento máximo requerido para las diferentes tareas, incluyendo aquellas en las que son necesarias pantallas de ordenador.

Además de la iluminación del área específica, la norma describe los requisitos para otras dos áreas: el entorno inmediato y el área de fondo.

Por ejemplo: la norma establece que los puestos equipados con ordenadores deben tener un nivel de 500 lux en la superficie de trabajo. Para actividades más complejas y que requieren mayor precisión (planificación, gráficos, diseño), la intensidad de la iluminación debe ser mayor; entre 750 y 1.000 lux.
 

PARÁMETROS A CONSIDERAR

Ciertos parámetros bien definidos deben conocerse para la evaluación de la iluminación de un entorno de trabajo.

El flujo luminoso es la cantidad de luz emitida hacia todas las direcciones, por una determinada fuente de luz o luminaria.

La eficacia luminosa es la relación entre el flujo luminoso y la potencia eléctrica absorbida (lm/W): esta es la medida de la eficiencia de la luminaria.

La cantidad de luz que llega a la zona de trabajo se define como iluminancia y se mide en lux (expresada en lúmenes/m², es decir, el flujo luminoso emitido por una fuente que incide sobre una superficie de un metro cuadrado).

La luminancia, por otro lado, se usa para expresar la intensidad luminosa de un haz de luz emitido hacia una determinada dirección; se mide en cd/m2.

Estos son los principales elementos, pero no los únicos, a tener en cuenta a la hora de planificar la iluminación de una oficina u otro lugar de trabajo. Las variables a examinar son diversas y no todas fácilmente previsibles, por lo que siempre es mejor confiar en profesionales como los Lighting Designers para el asesoramiento sobre los sistemas de iluminación y las soluciones más adecuadas.

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente