RELLENE EL FORMULARIO PARA ENVIAR UN CORREO ELECTRÓNICO

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios *
MENSAJE

Cómo alargar la vida de las baterías de los coches eléctricos

Los coches eléctricos son cada vez más comunes y es necesaria una gran labor de divulgación de sus aspectos más importantes, y la batería es uno de ellos.


Conseguir baterías duraderas es posible. Los coches eléctricos cada vez son más comunes, y su importancia aumentará en el futuro. Ante esto, debemos apostar por la transparencia y la divulgación de sus aspectos fundamentales... Y la batería es uno de ellos, sin el que el vehículo no podría funcionar. ¿Qué podemos hacer para alargar su vida útil?



Buenas prácticas en la recarga de coches eléctricos

Una de las costumbres que es necesario adoptar en este aspecto tiene que ver con dónde aparcamos el vehículo. Hay que actuar con precaución ante las temperaturas extremas: estas afectan de forma negativa a las baterías, y hacen que pierdan sus propiedades. Por ejemplo, su capacidad de carga se ve mermada irreversiblemente. Así pues, tanto en verano como en invierno debemos evitar dejar el coche a la intemperie.

Lo recomendable es mantener el coche en el garaje o a resguardo para ahorrarnos problemas. Por una noche al frío invernal no pasará nada, pero si se convierte en un hábito, podría causar diferentes problemas. Además, durante el verano dejaremos la batería conectada a la red eléctrica para mantener en funcionamiento su sistema de refrigeración.

Apurar la carga o llevar a cabo una recarga eléctrica hasta el máximo posible también puede resultar problemático. Lo ideal sería mantener la carga entre el 20 y el 80 % de la capacidad. Esto evitará que acabemos tirados en la carretera, y no forzará los componentes electrónicos. Por suerte, en algunos vehículos ya podemos establecer hasta qué porcentaje se cargará la batería, o activar avisos de que la energía se está agotando.

En cuanto a la conducción, esta ha de ser progresiva y suave. Eso contribuye a alargar la duración de la carga al máximo, permitiéndonos disfrutar de unas baterías eléctricas duraderas y que nos proporcionen una mayor autonomía. Hay que evitar los acelerones y frenazos bruscos, ya que conllevan un aumento del consumo y, por tanto, terminaríamos con las reservas energéticas a gran velocidad.

Por último, es importante tener en cuenta qué tomas de corriente usamos. Lo ideal es utilizar aquellas que fomenten una recarga lenta. Elegir las que estén específicamente diseñadas para vehículos eléctricos será siempre un acierto. Por otro lado, solo debemos recurrir a las recargas rápidas en casos puntuales y de emergencia.

Siguiendo estas recomendaciones no nos costará alargar la vida útil de esta pieza, disfrutando de una conducción agradable durante más tiempo. Cuidar de los componentes electrónicos y eléctricos es clave para contar con unas baterías eléctricas duraderas.

¿Qué deben saber los usuarios primerizos?

Uno de los aspectos que más quebraderos de cabeza provocará a un conductor primerizo es dónde recargar su vehículo. Lo normal, como haríamos con un teléfono móvil, es recurrir a una toma del hogar, o en este caso del garaje. Sin embargo, los tiempos de carga serían demasiado largos y no se podría disponer del coche cuando este fuera necesario.

Para evitar estos, es recomendable utilizar un cargador de pared, ya que reducimos el tiempo de la carga hasta unas seis u ocho horas. Además, el potencial de recarga se verá afectado por la capacidad de la propia batería y las características de la corriente utilizada (si es continua o alterna, trifásica o monofásica).

A la hora de cargar el coche fuera de casa, existen estaciones de recarga distribuidas por toda España. Encontrarlas tiene cierta dificultad, por lo que lo mejor, por ahora, es utilizar una app para localizarlas. Su utilidad no se reduce a esta indicación: gracias a ellas tendremos constancia del tipo de conexión, el precio o la disponibilidad de cargadores en el lugar.

Una preocupación común se centra en el lavado del coche. Existe el temor de causar problemas como cortocircuitos en las baterías u otros elementos eléctricos. Sin embargo, estas teorías no tienen mayor fundamento. La batería es hermética y está protegida, lo que impide filtraciones. Podemos lavar el vehículo tranquilamente en un túnel, a mano o con manguera con total seguridad.

El mantenimiento, eso sí, es distinto al que debe recibir un coche de combustión interna. Cada fabricante da unas pautas que debemos cumplir, como es el caso del tiempo de desgaste medio del material aislante de la batería. No tendremos que cambiar el aceite lubricante del motor, por ejemplo, pero sí el líquido refrigerante del circuito eléctrico. Por suerte, estos motores son más sencillos de cuidar al tener menor piezas.

Finalmente, aunque escuchemos que el mantenimiento no es necesario y que estos vehículos lo soportan todo sin problemas, no debemos prestar atención. La degradación de los componentes es inevitable, por lo que debemos estar preparados y ser previsores si queremos ahorrarnos una reparación que puede ser muy costosa en algunos casos.

Como hemos visto, conseguir unas baterías eléctricas duraderas pasa por seguir una serie de recomendaciones muy sencillas. Tendremos que adoptar unas nuevas pautas de mantenimiento, pero no tardaremos en acostumbrarnos. Y así, en poco tiempo, seremos capaces de realizar una recarga óptima de vehículos eléctricos y disfrutar de todas las prestaciones que nos brindan con total seguridad.

Fuente de imagen: http://www.pixabay.com

Error al enviar la solicitud.
¡Por favor, intentar más tarde!
¡Gracias!
Su solicitud ha sido enviada satisfactoriamente